domingo, 16 de julio de 2017

"En comercialización de tecnologías el uso práctico del conocimiento es muy valioso porque información hay muchísima"

Hablamos con Carlos Hernán Sierra, fundador y director científico de la Fundación InnovaGen, con motivo de su participación en el Programa de captación y asesoramiento para la comercialización de tecnologías. Hernán Sierra, que participó en este curso intensivo organizado por el CAIT-UPM, junto a una delegación completa de InnovAcción Cauca, es además profesor de la Facultad de Salud del Programa de Medicina de la Universidad del Cauca, lo que nos permite contar con su visión como académico y como empresario y emprendedor.

¿Cómo puede ayudaros este curso en vuestro día a día?
En el caso particular de la región del Cauca y de la Universidad del Cauca, la mayor parte de las organizaciones han surgido y están aliadas a la universidad. Así que el tema de cómo aprovechar el conocimiento o la tecnología, y llevarlo a la creación de empresas, es fundamental.

Además, aunque yo ya tengo empresa, para mí es fundamental seguir ayudando a que otros creen. Porque si se fortalece el ecosistema, mejoran los negocios y como dicen los gringos “doing good is good for business" (hacer el bien es bueno para los negocios). Me interesa muchísimo que otros creen empresas de base tecnológica, porque en el fondo no dejas de ser una novedad, algo interesante y exótico, pero sufres mucho en el mercado. Si ya hay 10, 15, 20, o 40 empresas de base tecnológica, hablaríamos de un ecosistema y seríamos un renglón del mercado. Yo hoy en día estoy en el sector salud y somos la única empresa en este sector que presta servicios en la región del Cauca. Está Clúster CreaTIC, en el ámbito de las TIC, y hay otras iniciativas algo más antiguas que fueron promisorias hace una década o más como Agroinnova, pero que hoy están a punto de desaparecer.

El curso para mí ha sido valiosísimo en términos de negociación, comercialización, en términos legales-jurídicos, estratégicos… Todas las clases han sido maravillosas y me han servido muchísimo.

¿Crees que está cambiando?
Claro. De hecho, aquí estamos la Universidad del Cauca, las universidades privadas de la ciudad, hay dos centros de desarrollo tecnológico, y estamos nosotros como una de esas empresas de base tecnológica que está trabajando… Hace una década esto no era más que un discurso, pero hoy en día ya existen los primeros. La idea que hablábamos con Gonzalo León, director del CAIT-UPM, y con Arístides Senra, director de los Programas de Innovación y Emprendimiento UPM, es que hay que empezar a generar una estrategia en formación más dirigida al fortalecimiento regional del ecosistema. Más allá de crear empresas. Porque este curso en principio es para crear empresas, pero todas las experiencias que ellos han comentado sin saberlo, son de ecosistema.

A futuro el CAIT podrá generar programas que buscan acompañar, fortalecer, y consolidar ecosistemas de innovación regional, basados en la experiencia que han tenido aquí. Que va desde la apropiación social del conocimiento hasta la incubación y desarrollo tecnológico. Creo que el CAIT tendrá un rol bien importante, y nuestra idea es encontrar recursos para continuar esa alianza y esa relación.

Como profesor de la Universidad del Cauca, ¿ves diferencias entre el modelo formativo de aquí y el de vuestra universidad?
El nuestro no deja de ser un modelo académico. Yo por ejemplo dicto algunas clases en programas de innovación y emprendimiento a partir de una experiencia corta y en un sector muy específico. El CAIT te cuenta experiencias de empresas, de errores… y el aprendizaje es mucho más maduro. Por ejemplo, Iván nos dio muchas herramientas para aprender cómo hacer los flujos de caja, cómo establecer el valor de una tecnología previo a una negociación… Hace una semana tuvimos una clase con un catedrático y nos explicó todo lo que había que hacer, pero era difícil de entender. Iván nos contó qué servía y que no servía de esa ecuación, qué era lo más importante, etc., todo de una manera súper sencilla y práctica. El uso práctico del conocimiento es muy valioso porque información de este tipo hay muchísima.

¿A qué perfiles le recomendarías este curso?
A todos. Nuestro caso es una situación particular porque hemos venido una comisión del Cauca que representamos a varios sectores. Pero es valioso para gestores de oficinas de transferencia de resultados, para empresarios o emprendedores jóvenes, incluso para empresas jóvenes…. Aunque digan: “no yo ya tengo una start-up”. Da igual, yo también tengo una start-up, he llegado aquí y he aprendido muchísimo. 

Y es valioso también para tomadores de decisiones. Creo que un nivel importante es el tomador de decisiones, porque nada hacemos sin ellos. ¿Habrá una versión para alcaldes?, ¿para gobernadores en el caso colombiano?, ¿para directores de ministerios? En definitiva, ¿qué tenemos que enseñarles a ellos para que hablen nuestro mismo lenguaje? Sobre todo, cuando se quiere escalar.

Así que, en definitiva, estoy totalmente satisfecho y muy complacido. Siento que es una experiencia maravillosa.

En tu caso concreto, como director científico de InnovaGen, ¿cómo puede ayudarte el curso?
En este momento en particular para la Fundación Innovagen veníamos en un proceso de definir internamente nuestra nueva línea de negocio, del desarrollo de una nueva unidad de base tecnológica. Y el curso me ha ayudado a tomar una primera decisión que tendré que pensar en el vuelo y de regreso, de cuál debería ser la siguiente línea de desarrollo tecnológico en la que queremos avanzar. Gracias al curso y a todas estas clases he podido priorizar mi decisión como empresa de hacia dónde voy. Estamos entrando en el sexto año de la empresa, creo crear una nueva unidad de negocio, y el curso me ha ayudado a pensar y a priorizar cuál debería ser la unidad de negocio que debería implementar. Por tanto, como ya he dicho antes, este programa también sirve para start-ups jóvenes. Aunque no esté en concreto para eso, te ayuda a tomar decisiones. Yo me voy con un valor ganado.

Cuando vengan empresas deberían venir cuadros directivos y cuadros operativos o estratégicos. Porque si llegas con tu idea y tu directivo te dice que no, de nada sirve. En cambio si venís los dos, sabéis qué es lo que quiere el otro, y por qué lo quiere. Para nosotros es clave.

Todos los participantes del Programa formativo con sus diplomas



No hay comentarios:

Publicar un comentario